La motivación como negocio y en los negocios


La motivación es importante, nos ayuda a saltar... pero no lo es todo. Hace falta más que motivación para poner un negocio.


En esta época llena de gurús empresariales la motivación se ha vuelto un producto tan comercial que su valor se ha malbaratado a tal grado que no requiere cuestionarse de dónde proviene.


Cualquiera te la puede vender, rentar o institucionalizar. En cualquier momento la puedes encontrar, viene en diferentes formas dentro del marketing diario.


Para que puedas entenderlo con una metáfora. Un automóvil requiere gasolina para moverse (típicamente), la motivación es la gasolina no el vehículo.


Los próximos emprendedores se están llenando de litros y litros de gasolina, pero no tienen en dónde ponerlos. Y lo único que les queda es vender esa gasolina a alguien más. Es un ciclo que no tiene un buen presagio.


Es la manera más cruel de mantener a la juventud.

Esperanzados con que algún día en algún momento escucharán su llamado y por fin serán ese millonario de las redes sociales. O tal vez no, pero habrán tenido una buena vida soñándolo.


O tal vez no.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo